Memorias sobre minas y canteras por Anne-Robert Jacques Turgot

Titulo del libro : Memorias sobre minas y canteras
Fecha de lanzamiento : July 27, 2018
Autor : Anne-Robert Jacques Turgot

Obtenga el libro de Memorias sobre minas y canteras de Anne-Robert Jacques Turgot en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Memorias sobre minas y canteras por Anne-Robert Jacques Turgot

Anne-Robert Jacques Turgot con Memorias sobre minas y canteras

¿De quién es la materia que existe en la tierra? ¿El suelo que pisamos? ¿Los minerales del subsuelo? ¿El agua que bebemos o el aire que respiramos? ¿Pertenecen a la sociedad o pueden las personas libremente apropiarse uno a uno de dichos elementos?
En el caso del aire que respiramos la solución es simple. Cada persona, al respirar, toma una porción de aire sin que ello genere mayor problema a la sociedad, pues dicho elemento existe en cantidades ubérrimas.
No ocurre lo mismo con otros elementos como la tierra, el agua dulce o los minerales, cuya disponibilidad es limitada. La apropiación de este tipo de elementos escasos enfrenta dificultades. Se trata pues de encontrar el mecanismo más idóneo para disfrutar sus beneficios.
Al respecto, no existe -ni ha existido- consenso alguno sobre cuál es ese mecanismo. En el caso de elementos como el suelo, es común que las personas sean propietarias de los terrenos donde viven y de las parcelas que cultivan. Sin embargo, es poco frecuente encontrar propietarios de playas o extensiones de mar. Este tipo de bienes son frecuentemente negados a la esfera de la propiedad.
Pero desarrollar esta discusión implica necesariamente partir del principio. Es decir: ¿cómo nace la propiedad? Fácil, señalarán muchos: comprando a quienes venden. Pero, ¿y esos que venden, cómo accedieron a la propiedad? Y nuevamente: comprando a quienes venden. Pero si seguimos retrotrayendo este proceso comercial hasta sus inicios, encontraremos que dicha propiedad no fue de nadie, es decir, no había propiedad. Entonces, el
12

primer propietario fue quien ocupó dicho terreno y combinó factores productivos para crear “propiedad”. Crear, no en el sentido de generar nueva materia, sino crear en el sentido de hacer que dicha materia adopte formas más útiles y cercanas a los fines humanos.
Esta forma de conseguir propiedad, denominada la “del primer ocupante”, es tan desconocida como negada. Desconocida, porque la gente ignora que toda propiedad necesariamente nace de la ocupación antes que, del comercio. Negada, porque en el caso de los recursos naturales, la mayoría de constituciones del mundo, incluyendo las constituciones latinoamericanas, consideran que los recursos naturales pertenecen al Estado.
De esta forma, los particulares, siguiendo la noción natural, han ido creando de una u otra forma nuevas propiedades, pero mediante opciones poco claras y de espaldas a la legalidad imperante. La ocupación de terrenos y la minería “informal” son dos claros ejemplos de lo señalado.
Las consecuencias de la poca claridad respecto a los mecanismos de cómo adquirir propiedad son: i) que el mundo de la propiedad se circunscribe a una esfera muy reducida, y en consecuencia, los beneficios alcanzan a una minoría y ii) que los procesos de apropiación o explotación están a menudo acompañados de conflictos sociales que amenazan la paz y el orden social.
En la esfera de la minería la cuestión no es distinta ¿De quiénes son los minerales e hidrocarburos del subsuelo? Al respecto, existen dos enfoques tradicionales. Primero, que los minerales son del Estado, es decir, pertenecen a la sociedad en su conjunto, y segundo, los recursos pertenecen al propietario de la superficie.