PORDIOSERA DE CARICIAS Cuando el sexo pide tambien despierta el amor por JUAN RAMON GAONA

Titulo del libro : PORDIOSERA DE CARICIAS Cuando el sexo pide tambien despierta el amor
Fecha de lanzamiento : July 19, 2018
Autor : JUAN RAMON GAONA
Número de páginas : 89

PORDIOSERA DE CARICIAS Cuando el sexo pide tambien despierta el amor de JUAN RAMON GAONA está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

PORDIOSERA DE CARICIAS Cuando el sexo pide tambien despierta el amor por JUAN RAMON  GAONA

JUAN RAMON GAONA con PORDIOSERA DE CARICIAS Cuando el sexo pide tambien despierta el amor

Rosalba Díaz Peñaloza, es una bella y culta dama, casada, con hijos, quien presta servicios laborales como Bibliotecaria, para un hospital de la provincia venezolana, que quiere resolver, a como dé lugar, el serio problema que la acongoja, porque nunca ha podido quedar plenamente satisfecha en sus relaciones maritales, teniendo que recurrir a la terapia sexual, para descifrar su “terrible” mal.
Por su lado, Carlos Luis, su marido, reparte las caricias que debería dejar en casa, en otros sitios, que le devienen infortunios que, en definitiva, son asumidos por el destino de la vida.
Es una novela romántica, con mucho erotismo y orientaciones sexuales, sociales y eclesiales que dejan una profunda huella en el conocimiento de la vida íntima de las parejas.
Asimismo, provee mirar lo profundo y fuerte, del sentir apasionado de una mujer cuando encuentra, en carne viva, la realidad de su cuerpo.
Es del género NOVELA ROMÁNTICA -amor en el trabajo-, que perfila el romance, que siempre ha habido en las instituciones o sitios de trabajo, con una percepción dramática y de aventura que también exalta la ternura que existirá por siempre en los seres vivos.
«El sexólogo, presentía que era bastante ya ilustrativa la clase de sexo magistral que le estaba dando a Rosalba. De igual forma, con todos sus conocimientos sabía que Rosalba estaba asimilando bastante el compromiso pedagógico y poco a poco se le fue acercando, auxiliándole a descubrir su precioso físico, bajándole con finura aquella bata rojo carmesí bordeada en flores y revelando el bello hilo dental rojo carmesí, que para tan gran ocasión la misma se había colocado, mientras esta estaba plenamente acostada en aquel encantador diván, como aspirando; obviando los eufemismos, ya pasar de la hipótesis a la práctica.»